Por Rafael Jiménez Abad (*)
Nunca antes en República Dominicana se pudo ver tanto y tan profundo dolor como el que brotó de las comunidades vecinas al ver el fuego y la humarada en Loma Miranda. Esta humareda cubrió a los pobladores y el calor sofocaba sus cuerpos. Alguien a las 9:00 a.m. de este jueves 7 de mayo del 2015 había mandado a incendiarla desde 3 o 4 puntos estratégicos en la cima de esta loma.

Publicidad